Seleccionar página

El gato Snowshoe o gato “Zapato de Nieve” resulta del cruce entre un Siamés y un Americano de Pelo Corto, hecho en los años 1960 en los Estados Unidos. El objetivo de la criadora Dorothy Hinds-Daugherty fue el de crear un gato con un sistema de colores “point” (como los siameses) que tuviera la cara, pecho y patas de color blanco. El resultado sería un gato longo y exótico como los siameses y, al mismo tiempo, poseedor de un cuerpo vigoroso y un carácter más afectuoso como los Americanos de Pelo Corto. La raza de gato Snowshoe fue aceptada y oficialmente registrada en 1974.

Historia

La raza gato Snowhoe fue desarrollada allá por los años 60 por Dorothy Hinds-Daugherty de Philadelphia. Nace del cruce un Siamés con un Amercan Shorthair bicolor. Luego de esto y notando el potencial de la nueva raza, el criador Vikki Olander se esforzó para que el Snowshoe sea aceptado como raza, finalmente sucedió y fue registrado en 1974.

Características

Peso: El gato Snowhoe pesa entre 8-10 lbs.

Color: Dos combinaciones se conocen: foca point y blanco; y azul point y blanco.

Ojos: Los ojos del Snowhoe son ovalados y de un color azul intenso y brillante.

Apariencia General: El Snowshoe es de tamaño mediano, nacido de la cruza de dos razas deja notar la apariencia robusta del American Shorthair y el alargado cuerpo de un Siamés. Este gato es muy ágil, su cabeza es redondeada, orejas medianas y de bordes redondeados. Su pelaje del gato Snowhoe es corto, con un patrón de marcas blancas en los pies, de ahí su nombre que significa “zapato de nieve”, parte de ese patrón es también la “V” blanca invertida en su cara, que inicia en el centro de su frente descendiendo hasta el hocico.

Carácter o temperamento

Los gatos Snowshoe son indiscutiblemente domésticos, ya que sólo se sentirán bien viviendo dentro de casa. Son activos, curiosos, generalmente juguetones y bastante afectuosos y dependientes hacia sus dueños, combinando en su personalidad rasgos de sus dos razas “progenitoras”.

Son muy tranquilos, siendo buenas compañías para niños y muy receptivos a vivir con otras mascotas. Necesitan de alguna atención y de ser estimulados para que no se aburran. Son bastante vocales, aunque no tanto como los siameses, y emiten generalmente un sonido melodioso y suave.

Fotografía: Bernie H. | Pondering Tucker

Gato Snowshoe
Rate this post

Shares
Share This