Seleccionar página

Gato Esfinge

El gato Sphynx o gato Esfinge.

Sin duda es uno de los más excéntricos representantes felinos, el Esfinge (o Sphynx) es un gato muy especial. Absolutamente inconfundible, dado que no presenta el tradicional revestimiento de pelo, no es para todos los gustos, pero recompensa su dueño con un temperamento afectuoso y sociable.

Se le conoce comúnmente como “gato sin pelo” o “gato calvo” 🙂 Existen más razas de este tipo como los peterbald, que tampoco tienen pelo.

En muchas ocasiones se le llama “gato egipcio” por la asociación de ideas de esfinge -> Egipto, pero no es correcto. Se denomina gato esfinge (Sphynx) y no gato egipcio. Existe una raza de gato denominada “Mau egipcio“, que como todas las demás tiene pelo.

La ausencia de pelo en el Sphynx es resultado de una mutación genética natural, vista por primera vez en Canadá, en 1964. Quizás lo más impresionante de este gato no sea su gótica figura sino su elevado precio. La cría del Esfinge está aún en sus comienzos.

Tanto en Europa como en Estados Unidos sus criadores son poquísimos. El motivo es su rareza:

Sólo hay una cincuentena de Esfinge en todo el mundo. Por eso es extremadamente difícil encontrar sujetos, sobre todo porque el gen que determina la ausencia de pelo es recesivo.

Historia del gato esfinge

El origen del Sphynx o gato Esfinge es poco conocido, pero por la semejanza morfológica hace pensar que es el resultado de una mutación aparecida en un Devon Rex. Las dos razas son muy similares, y sin embargo, se conocen como Esfinge sólo los resultados de los acoplamientos entre Esfinge. La raza Sphynx o gato Esfinge es una de las razas relativamente modernas que se origina en Ontario, Canadá en el año 1964 a partir de una mutación en un gato de raza Americano de pelo corto.

A principios de 1900 se habían criado ejemplares en México y se lo llamó gato Sin pelo Mexicano (Mexican Hairless), también hay indicios de su existencia en la época prehispánica. La mutación se produjo en el gen Hr que es el gen del pelo normal, como el gen esfinge es recesivo se denominó gen Hr. A penas en este siglo, a partir de la década de 60, se inició la fijación de la ausencia de pelos en gatos. La raza Sphynx es extremamente rara.

Características del Sphynx

Estructura: es de tipo intermedia, el cuerpo es alargado y robusto, los miembros son largos y musculosos y la cola es muy larga y fina. El pecho es amplio y el abdomen abultado.

Cabeza: es triangular, angulosa, con pómulos salientes, la nariz presenta una convexidad (stop) a partir de las cejas y luego sigue recta, las orejas son grandes.

Pelo: la característica principal de la raza Sphynx es la falta de pelo primario generalizada y el pelo secundario aparece sólo en algunas áreas. Puede tener una pelusa suave en la cara, orejas, dorso, miembros y cola, puede haber cejas y bigotes ausentes o incompletos. La piel se observa arrugada en la cabeza y en la región corporal anterior, tienen una secreción sebácea evidente, que necesita ser limpiada diariamente con el propietario, estos gatos generalmente no hacen la limpieza normal por lamido.

Color de la piel: El Sphynx es una raza que se permiten todas las variedades de colores incluidos los del gen siamés (gen cs). Por la falta de pelo los colores se observan como diluidos o sea más claros.

Ojos: son grandes, redondeados, bien separados y colores amarillos o verdes acordes con el pelaje.

Carácter o temperamento.

El gato Sphynx es muy inteligente, activo, sociable y afectuoso.

De aspecto delicado a primera vista, el Esfinge tiende a ser sano, musculoso y robusto sano, con algunas debilidades obvias (ver curiosidades).

Cuidados y alimentación.

Al gato Sphynx le encanta comer. Su dieta tiene que ser equilibrada, muy nutritiva y rica en calorías, porque “como no tiene pelo, consume una gran cantidad de ellas para mantener su temperatura corporal, que es superior al de otras razas de gatos”.

Es muy goloso y siempre está dispuesto a recibir alguna golosina. Intenta darle una alimentación equilibrada de acuerdo a sus necesidades y evita ofrecerle tu comida, ya que puede hacerle daño.

La alimentación del Sphynx es rica en calorías produce más grasa en su piel y más cera en sus oídos, por lo que es aconsejable que se limpie habitualmente con toallitas el exceso de cera de sus pabellones auriculares.

El cuidado del Sphynx no es muy diferente al de otros ejemplares. La higiene es importante, habrá que someterle a “baños semanales en verano y mensuales durante el invierno”, explica el experto. Los champús que se deben utilizar son “suaves, naturales y dermoprotectores”. Siguiendo estos sencillos consejos, disfrutarás de un gato saludable al que le encantará estar a tu lado.

Fotografía: The Crazy Cat Lady

Publicidad

Síguenos

Gato Esfinge
5 (100%) 1 vote

Shares
Share This