Seleccionar página

Observa cómo si coges a tu gato del cuello se queda inmóvil… ¿lo has probado alguna vez?

Ésto se debe a que la madre los agarra igual cuando son pequeños para llevarlos de un lugar a otro. Ellos conservan ese instinto y por eso tienden a quedarse quietos cuando les cogemos.