Seleccionar página

Como norma general el gato es más independiente y solitario. Es territorial y no está preparado para obedecer órdenes: ni su naturaleza ni sus genes están programados para ello. Además tiene una menor trayectoria como animal domesticado, alrededor de 9.500 años frente a los 16.000 del perro.

Los perros son animales gregarios y jerárquicos que precisan de un líder para convivir en sociedad. Por ello, su domesticación es más sencilla que en el caso de los felinos, han aprendido a acatar órdenes y son más obedientes.