Seleccionar página

Se trata de unos pelillos rígidos o vibrisas que se encuentran en el hocico, encima de los ojos, en la barbilla e incluso en la parte posterior de las patas.

Los bigotes del gato son una de sus características sobresalientes, pero no sólo son bonitos ¿sabes qué otras funciones cumplen?

Le ayudan a «ver» de cerca. Los gatos tienen problemas para ver los objetos cercanos, a menos de 30 centímetros, pero los bigotes les ayudan a crear la imagen en 3D muy detallada de lo que tienen en frente.

Le sirven para explorar su entorno, incluso en la oscuridad. Gracias a sus bigotes pueden saber si algo se aproxima a su cara, evitar choques o golpes con paredes u obstáculos.

La ayudan a saber si entrará en un espacio reducido. Los bigotes le ayudan a saber si cabrá o no en un agujero determinado, puesto que la longitud de las vibrisas felinas son más o menos del ancho de su cuerpo; por eso, estos pelos le ayudan antes de entrar en un espacio estrecho.

Se comunican con ellos y dicen mucho de su estado de ánimo. Unos bigotes relajados indican que el minino está tranquilo. Si los desplaza hacia delante está en alerta. Cuando está enfadado o asustado aplasta los bigotes contra los mofletes.