Una Maine Coon llamada Thula y una niña con autismo comparten un vínculo especial. Thula se ha convertido en su fiel amigo y su mejor ayuda para vivir de una forma plena y feliz.

Hace seis años Iris Grace, llegó a mundo en Leicester, Inglaterra. A los dos años fue diagnosticada con autismo, y sus padres veían como apenas mantenía contacto son estímulos del mundo exterior. Investigaron qué métodos serían los mejores para su caso, y averiguaron que un animal podría serle de ayuda. Al principio probaron con un perro, un caballo, pero la niña los evitaba, hasta que decidieron probar con un gato que le dejó su hermano mayor, y fue sorprendente lo bien que se toleraban el uno al otro.

Investigaron qué tipo de raza podría ser la ideal para Iris y eligieron un Maine Coon por su carácter cariñoso, su inteligencia, además a esta raza da la casualidad que les encanta el agua…

Así fue cómo apareció  Thula en la vida de Iris, y qué decir tiene que ha habido una gran cambio. El lazo que establecieron ambas fue de inmediato: por ejemplo, el primer día, Thula  durmió en los brazos Iris y al pasar los días empezaron a hacer de todo juntas, bañarse, viajar en coche, pintar…pero la sorpresa más increíble fue cuando vieron a Iris hablar.

 

980x

 

0014418610

Esta historia ha dado la vuelta al mundo y muestra la extraordinaria conexión que puede formarse entre los hombres y los animales.  Y cómo una pequeña amistad puede cambiarnos la vida en todos los sentidos.

0014418658

Iris, la niña autista que vive una bella amistad con Thula, una preciosa gatita
Rate this post

Shares
Share This