El origen de este pequeño experimento se debe al hecho de que a menudo los osos intentan comerse a los ciervos y los alces que han colgado los cazadores en sus campamentos. A veces, los humanos por proteger su trofeo disparan a los osos, hiriéndolos o peor aún, matándolos. La idea es poder ayudar a los cazadores a defender sus campamentos manteniendo a los osos seguros.

Un oso grizzly de Montana es el protagonista de este vídeo, donde varios biólogos electrifican una presa de ciervo muerto, la cuelgan entre dos postes y conectan a una cámara para comprobar el comportamiento del oso.

Como se puede ver en su primer acercamiento, recibe un buen calambrazo, pero lejos de amilanarse, sigue insistiendo y se queda en el lugar varias horas tratando de hacerse con los ciervos. Sorprende la insistencia y la tenacidad del animal que no se rinde fácilmente…

Para conocer el final, tendrás que ver el video…

Experimento: ¿Qué es capaz de hacer este oso por conseguir al ciervo?
Rate this post

Shares
Share This