Seleccionar página

No hay que olvidar que un león aunque se haya criado en cautividad, siempre será un león y sus reacciones pueden ser impredecibles.

Durante un espectáculo de circo, el domador pide un voluntario para uno de los números. La profesora que había acudido con los alumnos, se presta voluntaria.

Ya desde un principio la leona se muestra intranquila y en cuanto tiene oportunidad coge a la profesora por el cuello y se la lleva sin mayor esfuerzo. Los intentos del domador parecen en vano y hasta segundos después, el animal no suelta a su presa.

Afortunadamente y a pesar de lo aparatoso del incidente, todo queda en un susto y heridas leves.

¡El espectáculo podía haberse tornado en tragedia!